Calendario

<<   Noviembre 2008  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Sindicación



*ABRAZOS* TOTAL! Dale más *Abrazos* a magdalena
Get hugs of your own
Image Hosted by ImageShack.us
Alojado en
ZoomBlog

Adrián Vallés descubre el lado desconocido de Lewis Hamilton

Por Magdaleni - 11 de Noviembre, 2008, 14:24, Categoría: Fórmula Hamilton

LAS DOS FAMILIAS ESTÁN UNIDAS POR UNA BUENA AMISTAD

Adrián Vallés (Teulada, 3 de junio de 1986) es el piloto español con más talento de su generación. Un serio aspirante a la Fórmula 1 con un serio lastre económico que ha servido de barrera insalvable para dar ese mágico salto. Adrián es, además, el mejor amigo español de Lewis Hamilton, el recién coronado campeón mundial de Fórmula 1.

Este joven alicantino conoció al británico en 1998, cuando compartieron equipo de karting. Desde entonces, han mantenido un vínculo de amistad que no ha roto la celebridad de Lewis. Por esta razón, Vallés conoce de primera mano el carácter del isleño, sus manías, sus sueños y muchos aspectos de su vida que deberían, para Adrián, ayudar a limar o eliminar el perfil hosco, prepotente y arisco que le atribuyen desde muchos rincones.

“Cuando oigo que es prepotente o mala persona no lo puedo entender. Para mí no es sólo un fuera de serie en la pista sino que es mejor persona que piloto. Conozco gente que ha ido alcanzando metas y que ha llegado a la F1 y que se les ha subido a la cabeza. Gente que ni se digna a saludarte en los circuitos aunque te conozca bien pero Lewis es diferente. Cuando me ve se para y se enrolla. Siempre me da ánimos y me pregunta por mi familia. Es el mismo chico que conocí hace 10 años. No hay más que ver cómo trata a su hermano y a su padre, tiene un corazón impresionante”, asegura Adrián.

La relación, sin embargo, comenzó de una manera un poco peculiar. De hecho, podría haber sido el origen de una enemistad pero fue todo lo contrario: “Yo llegué con 12 años a su equipo. Él ya tenía 14 y un peso importante en el karting. Corrí la calificación e hice la pole. Eso no gustó a su entorno y la gente de McLaren que cuidaba de su carrera, así que me quitaron el motor y se lo dieron a él. Salía octavo y creo que acabó séptimo. Yo me quedé con un motor de segunda clase y lo pagué con una rotura y una mala segunda carrera. A pesar de eso, no me ofendió, me parecía normal que ese motor se lo dieran al crack del equipo. Él, a cambio, me dio las gracias y me dio consejos que me vinieron bien”.

Fue la única carrera en la que compartieron equipo, pero sus lazos quedaron unidos. Ambas familias comenzaron a compartir comidas, cafés y charlas en muchas carreras. A tanto llegó la unión Vallés-Hamilton que Anthony Hamilton prometió acudir algún día al karting que tiene la familia en Moreira. El padre de Adrián le hizo a la familia del británico un regalo muy particular: “Mi padre les dio unas toallas de playa con el dibujo de nuestro karting. Hace unos meses me quedé alucinado cuando Lewis se me acercó en un circuito donde yo participaba en la GP2 y me dijo que seguía utilizando esas toallas cada vez que iba a la playa, que eran especiales para él y que eran sus preferidas”.

Para Adrián, el revuelo mediático alrededor de su amigo ha distorsionado su imagen: “Lo que está pasando con él es pura y dura envidia. Es un piloto genial, que marca diferencias y eso duele a mucha gente. Ya le pasaba cuando era chaval. Todos iban a por él, pero jamás se arredró, siempre dijo aquí estoy yo. Es verdad que en el asfalto es un piloto agresivo pero fuera es un tipo espectacular y nada le ha cambiado”.


Respeto desde chaval

Adrián recuerda que en su etapa de karting a Hamilton se le respetaba de una manera especial: “Todos sabían que era el protegido de Ron Dennis y de McLaren. La gente que corría contra él se motivaba el doble pero a veces no era suficiente. En las carreras se te echaba encima de tal manera que te asustaba y todo. Es un poco kamikaze pero eso forma parte de las carreras. Desde pequeño ha sido su estilo y eso le ha hecho ganar y perder carreras. O ganaba o se estrellaba. Ahora le veo más maduro. Sabe controlarse, aunque en Brasil lo pasó mal porque no sabe ser conservador. Tiene que ir siempre a muerte”.

Los que piensen que Hamilton corre por fama y dinero están muy equivocados. Adrián conoce perfectamente la sencillez del británico: “Es feliz con pocas cosas. Su familia es la base, no podría estar sin ellos, no es ese tipo de piloto egocéntrico que quiere forrarse. Él disfruta con su pasión que es correr y luego necesita pocas cosas más. Le encanta la música, tocar la guitarra y tener una vida ordenada. El ejemplo está en Brasil, ganó el título, el sueño de toda su vida y no la lió. Se tomó una copa de champán y poco más. Él es feliz viendo feliz a los suyos, sobre todo a su hermano Nicolás y su padre. Sabe que ellos han hecho un gran esfuerzo por él y les quiere recompensar con triunfos”.

Hay un detalle que no se le olvidará nunca a Adrián: “Antes de comenzar la temporada 2006, en la que coincidí con él en GP2, le hicieron una entrevista en un medio inglés y dijo que sus grandes rivales iban a ser Nelsinho Piquet y yo. Me impactó porque yo no sabía que me tenía ese aprecio como piloto. El día que coincidimos en Cheste en la primera carrera se lo agradecí pero al final de la carrera bromeé con él porque me había quitado la segunda plaza. Le dije que eso no se le hacía a un amigo y nos reímos mucho juntos. En la celebración hicimos una pequeña batalla con el champán”.

Simpre se para a hablar

En el mundo del automovilismo es habitual menospreciar a ciertos pilotos por venir de donde vienen o por haber contado con los apoyos económicos que otros no tenían: “Es más fácil llegar lejos con buenos apoyos, pero otros los han tenido y no han llegado. Lewis ha estado en el sitio adecuado en el momento adecuado y no ha defraudado”.

La última vez que se vieron fue en Monza. Se encontraron en el paddock del circuito belga de Spa y Adrián iba distraído, pero Lewis le llamó y le volvió a dar ánimos: “Siempre que me ve me dice que tengo talento de sobra para llegar a la Fórmula 1, pero que hace falta suerte, que ojalá me saliera un equipo más competitivo donde pudiera ofrecer mis posibilidades. Viniendo de él es todo un halago. Él es el primero que sabe que sin apoyos es complicadísimo
”.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com